El huerto medicinal

Entendemos por huerto medicinal aquel espacio destinado al cultivo de especies que contienen unos principios activos capaces de mejorar nuestra salud. El uso de las plantas medicinales ha de tomarse muy en serio, ya que muchas plantas contienen sustancias que pueden resultar fatales; su uso no ha de tomarse a la ligera y debemos cuidar qué conocimientos transmitimos a nuestro alumnado sobre su consumo. No podemos querer “jugar a ser médicos” ni que el consumo de estas plantas suponga el sustitutivo de asistir a los verdaderos especialistas en materia.


image-1653651814712.png


Pensemos en:

- Las alergias alimentarias: hay personas que son alérgicas a muchos alimentos aparentemente inofensivos para la mayoría de la gente. Si es la primera vez que se prueba una planta, no se sabe si somos o no alérgicos a la misma.

- Las circunstancias temporales de cada persona. Hay sustancias abortivas, otras que producen diuresis, otras hipertensión, otras alteraciones cardíacas, otras son anticoagulantes (cuidar su uso durante la menstruación)…Hemos de cuidar a quién ofrecemos probar y el qué.

- El padecimiento de dolencias y enfermedades. Debemos conocer el cuadro médico de nuestro alumnado, si un día un alumno presenta diarrea, no podemos proporcionarle plantas con efecto laxante, por ejemplo. Si entre nuestro alumnado hay diabéticos, hemos de cuidar el consumo de higo, uva o sandía, por ejemplo.

- La medicación que se esté tomando. Eventualmente o de modo crónico, algún alumno puede estar tomando medicación sobre la cual pueda reaccionar el principio activo de una planta, generando interacciones indeseadas. (No somos farmacéuticos tampoco para conocer estas posibles reacciones adversas).


Para enlazar con el siguiente apartado, una anotación y una reflexión: 

  1. Anotación: Hemos de entender el huerto medicinal no sólo hacia la especie humana, sino también hacia las propias plantas de nuestro huerto. La naturaleza es sabia.

  2. Reflexión: La dosis diferencia un remedio de un veneno.

Plantas medicinales

Tipos de preparados; infusiones, macerados y extractos

Hemos de recordar que las plantas no son seres indefensos, llevan en la Tierra desde hace más de 400 millones de años. Tras tantos milenios de evolución siguen presentando y afinando mecanismos de defensa contra las enfermedades y plagas que las embisten. Con la aplicación de preparados no pretendemos obtener un resultado milagroso, que todo lo cura, sino potenciar el estado de salud de nuestro hortal. 

Gracias a los extractos tenemos la capacidad de reformar mecanismos latentes en las mismas y todo esto sin afectar a la fauna auxiliar, tan valiosa. No olvidemos que esos pequeños saqueadores suponen la base alimenticia de esos otros “bichejos” que nos ayudan a controlar sus poblaciones. No se pretende acabar con toda la población de parásitos, sino mantener unas poblaciones estables, que no lleguen a suponer una plaga.


Nombraremos algunas de las ventajas del uso de estos preparados:


Pero, ¿ qué tipo de preparados existen? ¿Cómo y cuándo se elaboran? ¿Suponen riesgo su elaboración y manejo para nuestro alumnado? A continuación, damos unas nociones básicas sobre la preparación y diferencias entre cada uno de ellos.


EXTRACTOS FERMENTADOS: Consiste en la fermentación de plantas en agua de manera controlada. Lo ideal es hacer estos preparados con agua de lluvia entre 15 a 25ºC, evitar que suba de esta temperatura, ya que se producen compuestos no deseados. Si se emplea agua de grifo hay que esperar unos días a que se evapore el cloro y así éste no acabe con los microorganismos que producirán las fermentaciones. Si el agua es muy dura, tiene mucha cal, estos podrían taponar los estomas, intentar evitarla. El recipiente idealmente ha de ser de plástico. Las dosis irán en función de si la planta es seca o fresca (mejor fresca), del tipo de actividad que queremos realizar (si es refuerzo o tratamiento) y de la especie en concreto. Pero aproximadamente, se calculan ¾ partes de planta cortada por volumen del recipiente y cubrir con agua. (Vicent Maziére recomienda en ortigas unos 800 gr por cada 10 litros de agua).

Durante el proceso pueden producirse olores desagradables, para eliminarlos puede añadirse un puñado de angélica troceada, salvia o polvo de basalto, cuando empiece a oler (que será al cabo de los 4-5 días). Los extractos filtrados pueden conservarse durante varios meses.

Hay quien dice que la maceración ha de hacerse con luna descendente y en creciente (entre luna nueva y media luna), una oportunidad perfecta para la clase de astronomía, ¿no os parece?


DECOCCIONES: Se obtienen al hervir las plantas. Se cortan en trozos y se dejan a remojo a temperatura ambiente 24 horas. Pasado ese tiempo, se introduce en un recipiente de acero inoxidable y se lleva a ebullición. Se deja a fuego suave entre 20 a 30 minutos TAPADO, para evitar la pérdida de sustancias volátiles, muy útiles en las propiedades finales de la decocción. Dejar enfriar sin levantar la tapa. Una vez enfriada la mezcla, se filtra y se emplea, como tarde, no más de dos horas. Se emplean como preventivo o curativo contra parásitos y enfermedades. También como fortificante vegetal y abono foliar.


INFUSIONES: En estos preparados se sumerge en agua fría la planta y se lleva a ebullición, justo en ese momento retiramos el calor (a diferencia de lo que ocurre en las decocciones). Se tapa y se deja enfriar, aunque a veces se aplica a una temperatura de 45ºC con la intención de achicharrar a parásitos (como pulgones), ya que a esa temperatura, la planta no se ve afectada. Tampoco se pueden almacenar, como mucho dos o tres días en el refrigerador.


MACERACIONES: Consiste en trocear las plantas y sumergirlas en agua a temperatura ambiente durante 24 horas. También se denominan extractos en agua fría. Suele emplearse 1 kg de planta por cada diez litros de agua, excepto el ruibarbo (500 g por cada 3 litros). Pasado ese tiempo, se filtra y se pulveriza sin diluir. No se debe almacenar, ya que de ser así, fermentaría. Suelen tener propiedades antifúngicas o estimulantes, pero su acción es suave.


A continuación, hemos confeccionado una tabla con los preparados más empleados y su acción. 

Tabla con algunos ejemplos de plantas empleadas para preparados. 

(Basado en “Plantas para curar plantas”de Bertrand, Collaert y Petiot, 2013).

Especie

Tipo de preparado

Acción

Ajenjo 

(Artemisia absinthium)

Extracto fermentado

Insectífuga: gusano col y carpocapsa

Fungicida: roya

Ajo

 (Allium sativum)

Decocción

Macerado aceitoso

Insecticida

Fungicida

Capuchina

 (Tropaeolum majus)

Infusión

Fungicida: chancro frutales

Insectífugo: mosca blanca

Cola de caballo

(Equisetum arvense)

Decocción

Extracto fermentado

Insectífuga

Fungicida preventivo

Consuelda

(Symphytum sp.)

Extracto fermentado

Estimulante microbiano del suelo y las plantas. Favorece la floración, el desarrollo foliar y es acelerador del compost.

Diente de león

(Taraxacum officinalis)

Extracto fermentado

Estimulador del suelo y las plantas.

Enebro común

(Juniperus communis)

Decocción

Repulsivo carpocapsa manzano y mosca de los establos

Helecho

(Pteridium aquilinum)

Extracto fermentado

Insecticida y repulsivo

Hinojo

(Foeniculum vulgare)

Decocción semillas

Dificulta la proliferación de pulgones en leguminosas, rosales y orugas defoliadoras.

Hiedra

(Hedera helix)

Extracto fermentado

Insectífuga e insecticida contra mosca blanca, pulgones y ácaros.

Lavanda

(Lavandula officinalis)

Infusión

Extracto fermentado

Insectífuga e insecticida

Melisa

(Melissa officinalis)

Infusión

Insectífuga para pulgones, mosquitos, mosca blanca y hormigas)

Menta

(Mentha piperita)

Infusión

Extracto fermentado

Insectífuga e insecticida sobre pulgón verde, negro y ceniciento.

Milenrama

(Achillea millefolium)

Extracto en frío

Acelerador compostaje. Potencia los preparados fungicidas.

Orégano

(Origanum vulgare)

Infusión

Preventiva contra hongos y repelente de insectos. No tratar con calor ni mezclar con otros extractos.

Ortiga

(Urtica dioica)

Infusión

Extracto fermentado

Potenciador defensas planta, abono foliar, favorece el compostaje y activa a su microbiología, fortificador vegetal…

Ruda

(Ruta graveolens)

Extracto fermentado

Repulsiva (babosas, hormigas, ratones…) e insecticida (pulgones). 

Rumex

(Rumex obtusifolius)

Infusión

Fungicidas del chancro de frutales de pepita (manzano y peral). 

Salvia

(Salvia officinalis)

Infusión

Extracto fermentado

Insecticida y fungicida

Tanaceto

(Tanacetum vulgare)

Extracto fermentado

Infusión

Insectífugo, insecticida, fungicida (roya y mildiu)

Valeriana

(Valeriana officinalis)

Extracto en frío

Estimulante biológico para el compost. Pulverizado protege las flores de las heladas.


Antes de preparar estos “brevajes” hay que informarse bien sobre el proceso a emplear, dosis, momento de aplicación, cuidados para su almacenaje (si es que se puede conservar), interacción con otros preparados (se aconseja realizarlos por separado y luego combinarlos y no al contrario), etc. Para ello, además de la bibliografía detallada a continuación, sólo hay que consultar canales de youtube con cierto rigor científico.


image-1653475601086.png

Para ampliar mucho más sobre los preparados en la huerta, te aconsejamos la siguiente bibliografía:

 

Biocosmética natural

Es frecuente que, a raíz del arranque de esta temática en los centros, sean muchas las familias que despierten su interés por cultivar aromáticas y plantas medicinales en pequeñas macetas en su huerta, patio o balcón.  Es este uno de los aspectos que más salida tienen y llaman la atención al alumnado, el cómo hacer nuestra propia cosmética con productos que podemos cultivar fácilmente mediante procesos bastante fáciles y económicos.

Aconsejamos la elaboración de:


Al dejar un hueco en nuestra huerta para estas plantas, aumentaremos la  biodiversidad de cultivos, atraeremos a fauna auxiliar, conoceremos sus aplicaciones, los principios activos y sus efectos fisiológicos en el organismo, etc. Será muy interesante hacer una comparativa entre los productos que oferta el mercado y los nuestros, analizando la composición química de los primeros y sus efectos secundarios en el ser humano y medio ambiente.

Vemos que es un tema que va más allá de elaborar un perfume; es una temática que remueve conciencias y nos hace replantearnos, aunque sea por un tiempo breve, qué aplicamos en nuestro cuerpo; qué supondría el abrir nuevas salidas laborales en la zona, al cultivar estas especies en zonas baldías y/ o abandonadas y darles uso de nuevo; qué importancia tiene el reciclaje de productos y subproductos que podrían suponer un grave riesgo ecológico; entre otros. Fomentemos ese espíritu crítico


image-1653475601086.png

Añadimos alguna webgrafía al respecto:

Canal de youtube de Consuelo Zacares. Aquí 


Revision #4
Created 27 May 2022 11:41:27 by Silvia Coscolin Sanchez
Updated 27 May 2022 12:30:37 by Silvia Coscolin Sanchez