Matemáticas Con Las Tic

Introducción

Introducción

Matemáticas y las TIC

¿De qué va esto y qué puedo esperar de este curso?

Hay quien sigue llamando nuevas tecnologías a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), teniendo en cuenta que los primeros ordenadores personales surgieron ya en la década de los 60 y que a finales de los años 80 se popularizaron espectacularmente, esa connotación de novedad ha perdido algo de fuerza. En este curso hablaremos, por tanto, de TIC (ICT en el mundo anglosajón) para referirnos de forma general a redes de telecomunicaciones, terminales electrónicos (ordenadores, tabletas, teléfonos móviles, etc.) y servicios o aplicaciones (por ejemplo, las redes sociales).

Últimamente se emplea el acrónimo TAC (Tecnologías del Aprendizaje y el Conocimiento) para referirse a esas tecnologías, cuando se usan para promover un aprendizaje significativo. En lo que sigue, y por simplificar, hemos dividido los contenidos en dos grandes apartados que aluden un poco a esta separación entre TIC y TAC. Por un lado, esas tecnologías que usamos, o podemos usar, en el día a día como profesores y que nos facilitan ciertas tareas, pero que no inciden en la forma en que aprenden nuestro alumnado. Y por otro lado, las TIC en clase de matemáticas hace referencia a aquellos servicios y aplicaciones TIC que sí que afectan, o están en condiciones de afectar de forma positiva, a los procesos de enseñanza-aprendizaje de las matemáticas.

Usos de las TIC en educación

En el día a día

Tal y como están las cosas, hablar de TIC es hablar de redes sociales. Como docentes, nos pueden interesar, al menos, dos cosas. Por un lado, recurrir a ellas como fuente de información o intercambio de experiencias. Aquí es donde entra, por ejemplo, el uso profesional de Twitter o los blogs personales. Por otro lado, las redes sociales proporcionan un soporte excelente para el apoyo al aprendizaje. Tenemos el ejemplo de Edmodo o de Google Classroom, aunque no son las únicas opciones.

Las TIC se pueden emplear para realizar ciertas tareas cotidianas de forma más eficiente o cómoda. Ejemplo de ello es llevar en una hoja de cálculo el registro de las calificaciones de las tareas y exámenes, así como de las observaciones y demás instrumentos de evaluación. Y quien dice hoja de cálculo, dice cuaderno digital del profesor, porque las opciones son tan variadas que cada cual puede optar por la que mejor se adapte a sus necesidades.

Como profesores de matemáticas, también nos vemos en la obligación de escribir matemáticas en dispositivos electrónicos. Más que nada, porque preparar exámenes o ejercicios a mano queda muy mal hoy en día. Por eso, algo que trabajaremos en este curso son los diferentes sistemas que podemos utilizar.

En clase de matemáticas

Sin embargo, lo realmente interesante, desde el punto de vista de la didáctica de las matemáticas, no es que este tipo de recursos sirvan para motivar a los alumnos (cosa que, por otro lado, también es deseable), sino que promuevan tareas que, cognitivamente, sean distintas de las que se puedan hacer con otros medios. Geogebra es un claro ejemplo de ello, y por eso le dedicamos un lugar central. Además, hay otras herramientas con claro potencial didáctico, que también trataremos, como la hoja de cálculo, Scratch o aplicaciones específicas para dispositivos móviles.

Aviso para navegantes

Es imposible tratar en un curso de 40 horas todo lo relacionado con las matemáticas y las TIC y las TAC. Además, se ha tratado de incluir herramientas válidas tanto para docentes de primaria como de secundaria. Algo que pudiera parecer tan simple como la hoja de cálculo, ha dado lugar a tesis doctorales e investigaciones en profundidad. No hablemos ya de Geogebra, que daría para uno o dos cursos aparte de este, de Desmos o de Scratch (este último lo planteamos como optativo, teniendo un fantástico curso en Catedu para profundizar).

En definitiva, la intención de este curso no es otra que la de servir de puerta de entrada. Es decir, mostrar alguna de las cosas que pueden hacerse y despertar la curiosidad y las ganas de hacer algo nuevo y que puede influir en nuestro día a día como profesores. Y, lo que más importa, en el aprendizaje de nuestros alumnos.

Redes sociales y blogs

Redes sociales y blogs

Twitter

Hay muchas redes sociales. El siguiente gráfico que hemos preparado intenta sintetizar las más importantes:

Vamos a fijarnos ahora en la red social del pajarito, , que es, realmente, un servicio de microblogging, donde los usuarios comparten mensajes de 140 caracteres como máximo.

¿Por qué en un curso de Matemáticas con TIC?

Los profesores de todos los niveles, incluidos los de matemáticas, forman un grupo de usuarios bastante activo en . Activo y heterogéneo, porque encontramos de todo. Desde maestros y profesores que comparten la última actividad que les ha funcionado especialmente bien (o especialmente mal) en su aula hasta compañeros que reflexionan sobre algún tema de actualidad (en educación matemática), pasando por la divulgación de recursos y muchas otras cosas más. Algunos usuarios bastante activos relacionados con nuestro gremio son, por ejemplo, @ClaraGrima, @edusadeci, @McLennan1977 o @SimonGregg. Basta echar un vistazo a su TimeLine para ver de qué va la cosa.

en 8 puntos

Espera, espera, que en esta última frase han aparecido la arroba y una palabra especial... Y sí, Internet tiene su propia jerga. usa una terminología peculiar. Vayamos por partes:

#matemaTIC_catedu

¿A qué esperas?

Para empezar a utilizar basta con registrarse en www.twitter.com:

Nos pedirá nuestro nombre, un mail o un teléfono y una contraseña. En el siguiente paso es cuando se elige el nombre de usuario @minick.

en modo avanzado

Para gestionar las listas y aprovechar al máximo, no podemos dejar de recomendar TweetDeck. Es una herramienta que nos permitirá manejar varias cuentas a la vez y tener todo bien organizadito en columnas en la pestaña de un navegador. Existen apps similares para dispositivos móviles. Además, no solo permite la gestión de listas, sino que podremos programar mensajes, seguir «conversaciones», participar en eventos, etc., sin perdernos nada de lo que ocurre.

@leonidasarjona realizó un breve vídeo donde resume muy bien todo lo que se puede hacer con esto.

Redes sociales y blogs

Blogs

Podríamos pensar que los blogs andan en decadencia respecto a las redes sociales, como Facebook o Twitter. Es cierto que hay menos bloggers, puesto que hace unos años, los blogs eran el sitio donde se compartían multitud de chistes, contenidos recopilados, etc. Ahora, toda esa actividad loca de compartir todo lo que nos llega tiene lugar por otras vías, como Twitter, Facebook o Pinterest. Y los blogs son el reducto de los curadores de contenidos que aportan algo, de los bloggers reflexivos y de los creadores de contenidos. Sí, luego toda esta comunidad recurre a las redes sociales para compartir su contenido. Pero su cuartel central es el blog. Y a los docentes nos vienen muy bien.

Los blogs personales

Muchos docentes disponen de un blog para, entre otras cosas, abrir una ventana a su aula, compartir experiencias, organizar recursos didácticos o dejar materiales para su alumnado. El mero hecho de escribir sobre lo que hacemos ya invita a la reflexión sobre nuestra propia práctica, de manera que tener un blog (y actualizarlo regularmente) puede ser un detonante para ello.

Los blogs de aula

La idea básica la expresa fantásticamente Sorando (2012). En sus propias palabras, la cosa es que ¡la clase sigue en casa!, y los objetivos son:

Los blogs como herramienta permitían cumplir con estos objetivos perfectamente. Entre sus características cabe mensionar la existencia de plataformas gratuitas, la baja dependencia de la tecnología (sencillez de uso), estructura de diario y posibilidades de interacción (comentarios, múltiples autores), etc. Los resultados del proyecto de Sorando son más que llamativos y desde aquí recomendamos una visita a sus blogs de aula.

Ahora bien, también es cierto que la tecnología cambia. Y lo hace rápido. Actualmente existen otros recursos con las que abordar las premisas de Sorando. Aunque para gustos, colores, en este módulo introduciremos una de estas herramientas, Edmodo, en este sentido.

Las plataformas más empleadas: Blogger y Wordpress

Ahora viene la parte práctica. Hay diversas opciones para montar un blog y aquí no vamos a listar todas. Si disponemos de un servidor propio o de un servicio de alojamiento online, podemos descargarnos alguna de las plataformas de código abierto disponibles por ahí y ponerla a funcionar (por ejemplo, Ghost). Pero si no queremos cacharrear y nos queremos centrar directamente en el contenido, nada más fácil que acudir a Blogger o a Wordpress (de hecho, el software de Wordpress es abierto y también se puede descargar para hacerlo funcionar en un servidor). Ambas son gratuitas, debiendo pagar únicamente en Wordpress para funcionalidades específicas.

En el curso nos centraremos en Blogger, aunque, realmente, los pasos a seguir serían muy similares para Wordpress.

Para saber más (referencias)

Alonso, R. (2009). Día a día con las Matemáticas: un blog de aula. Aula de innovación educativa, 16(181), 55-58.

Sorando, J. M.(2012). Blog de aula: la clase sigue en casa. Unión: revista iberoamericana de educación matemática, 31, 139-151.

Redes sociales y blogs

Edmodo

Disponer de una red social para nuestros alumnos nos va a permitir varias cosas. Todo depende de cómo y para qué lo usemos. Y es lo que se autodefine como una red social educativa. De hecho, recuerda mucho a Facebook (hasta en los colores que han elegido). No es sorprendente que algún alumno señale esta semejanza la primera vez que lo presentas en una clase («¡Anda, si es como Facebook!»). En realidad, se engloba dentro de las herramientas que permiten el blended learning o aprendizaje semipresencial. Como decía Sorando en sus blogs, ¡la clase sigue en casa!

¿Por qué y no otra cosa?

es una aplicación gratuita, por lo menos, de momento. Hay extras, como quitar la publicidad, que requieren el pago de una cuota, pero si no molestan, tampoco es necesario.

A los profesores nos gusta que todo esté muy bien estructurado y organizado, que los foros estén clasificados con hilos, etc. Además, es habitual que hayamos participado en algún curso en línea, y lo normal es que esté en una plataforma basada en codigo libre que se llama Moodle. Así que pensamos que una buena opción para utilizar con nuestro alumnado es Moodle. Y Moodle está bien, es software libre y ofrece un montón de posibilidades. Quizá demasiadas si lo que queremos hacer es:

Permisos

Debemos ser cuidadosos con la utilización de herramientas que implican la recogida de información personal, fotografías, etc. está pensada desde un principio para el ámbito educativo. Tanto es así, que ni siquiera es obligatorio tener una cuenta de correo para registrarse como estudiante. Evidentemente, utilizar la cuenta de correo permite un mejor seguimiento, ya que así los alumnos reciben correos con avisos de lo que ocurre en la clase virtual. En cualquier caso, debemos contar con la autorización de los padres si nuestros alumnos son menores de cierta edad.

Debemos atenernos a dos marcos legislativos, como bien indica J.J. de Haro, y que ahora vamos a resumir teniendo en mente la utilización de :

En resumen, que para utilizar con nuestros alumnos en España:

Desde este enlace, podemos descargar un modelo de carta de autorización para usar . Tampoco estaría de más echar un vistazo a la Guía para centros educativos de la Agencia Española de Protección de Datos.

Funcionalidad básica

Crear una clase y añadir alumnos

Acto seguido, nos salta una ventanita con instrucciones sobre cómo hemos de añadir alumnos.

Lo más importante es ese código que aparece, aunque también nos genera un pdf personalizado con las instrucciones, por si queremos utilizarlo directamente. Sin embaro, el código es todo lo que necesitan los alumnos para «matricularse» en tu clase recién creada. Algo muy habitual es, sencillamente, mostrar la clase recién creada con el proyector o escribir ese código en la pizarra de clase.

Enviar mensajes, mandar tareas, encuestas...

Lo primero que ve una persona cuando accede a una clase de es algo similar a un muro de Facebook. Es decir, una línea temporal con los últimos mensajes que se han ido mandando. El profesor decide si, en cada momento, hay un mensaje fijo que aparece siempre el primero, o no. Podría ser el caso, por ejemplo, de un recordatorio sobre una actividad extraescolar, o sobre la entrega de un trabajo importante.

Compartir documentos

Podemos tener todos los materiales que utilizamos normalmente de forma organizada en carpetas. Posteriormente, ya en el menú de un grupo particular, podemos seleccionar qué carpeta queremos compartir con dicho grupo. Es más, en ese momento podemos crear una nueva.

Vincular Google Drive a la biblioteca

Si tenemos muchos materiales organizados en Google Drive, tenemos la opción de vincular la cuenta de Google Drive a nuestra cuenta de .
Para ello:

Conviene observar que los archivos en la sección «Google Drive» aparecen ordenados por la última fecha de modificación, en primer lugar los más recientes.

Programar eventos

Para acceder al calendario pincharemos en el icono del calendario.

Es posible crear un evento directamente en el calendario, pinchando en el día elegido (ojo que las fechas las formatean en plan anglosajón, primero el mes y luego el día):