U2. FORMATOS Y RESOLUCIÓN

Las imágenes digitales aparecen en numerosos medios de comunicación: publicidad, periódicos, revistas, Internet..., Cada vez son más los lugares en los que aparecen y si se desea controlar la apariencia, modificar el tamaño, añadir texto o cambiar el color de la imagen o de parte de ella, es necesario conocer el funcionamiento básico de un editor de imágenes, como GIMP, Photoshop o Paint Shop Pro.

Antes de estudiar los procedimientos más habituales de optimización y tratamiento de imágenes es conveniente conocer algunas ideas clave relacionadas con la imagen digital

1. Tamaño de la imagen

Uno de los principales factores que determinan el peso de un archivo gráfico es el tamaño de la imagen que contiene, es decir, el número de píxeles (puntos) en anchura y altura. Imágenes más grandes tendrán más peso y tardarán más en cargarse. Mira los ejemplos:

Imagen 3: autor Julián Trullenque. Tipo de licencia CC by-nc

2. Resolución de la imagen

Es el grado de detalle o calidad de una imagen digital ya sea escaneada, fotografiada o impresa. Este valor se expresa en ppp (píxeles por pulgada). Cuantos más píxeles contenga una imagen por pulgada lineal, mayor calidad tendrá.

A continuación se presenta una ilustración sobre cómo se vería la misma imagen en diferentes resoluciones:

Imagen 4: autor Julián Trullenque. Tipo de licencia CC by-nc

Importante

Depende el uso que vayamos a hacer de la imagen, elegiremos una resolución y un tamaño:

3. Formatos de imagen

Las imágenes digitales se pueden guardar en distintos formatos. Cada uno se corresponde con una extensión específica del archivo que lo contiene. Los más utilizados en la actualidad son: BMP, JPG, GIF, PNG, RAW y GIF:

Ha sido muy utilizado porque fue desarrollado para aplicaciones Windows. El formato BMP no sufre pérdidas de calidad y por tanto resulta adecuado para guardar imágenes que se desean manipular posteriormente. Ventaja: Guarda gran cantidad de información de la imagen. Inconveniente: El archivo tiene un tamaño muy grande.

Es un formato de imágenes muy popular, soporta 16,7 millones de colores y es el más empleado para las fotografías. Si se descargan archivos de imagen desde la cámara o desde el teléfono, lo más probable es que tengan extensión .jpg.

Las imágenes JPG se comprimen y pierden información cada vez que se abren y se vuelven a guardar y van perdiendo calidad. Por tanto, es recomendable hacer una copia de las imágenes .jpg antes de empezar a editarlas.

Los JPG son ideales para Internet porque permiten reducir el tamaño de archivo al guardar una imagen. Un menor tamaño conlleva que las páginas Web se abran más rápido.

Es un formato de baja calidad que se utiliza en gráficos con pocos colores (hasta 256). Permite realizar animaciones simples para la Web pero no es adecuado en fotografías,

Este formato fue desarrollado para superar las limitaciones del GIF. El formato permite imágenes con color verdadero, escala de grises y paleta de 8 bits. Al igual que el GIF es adecuado para imágenes con pocas variaciones de colores.

Los archivos RAW provienen de cámaras digitales de alta gama. Son más grandes que los JPG porque no comprimen la imagen y contienen mucha más información sobre ella. También contienen los metadatos, que incluyen información como la fecha y hora de la creación y la configuración de la imagen.

Es un formato de alta calidad, utiliza un compresor sin pérdida de información. Si se guarda varias veces una imagen mientras se trabaja en ella, no pierde calidad. TIFF es un conocido formato de archivo para imprimir, escanear o archivar imágenes.

Imagen 5: autor Julián Trullenque. Tipo de licencia CC by-nc

NOTA: Los formatos de vídeo y animaciones los veremos en el módulo correspondiente.


Revision #1
Created 1 February 2022 12:26:45 by deleyva
Updated 1 February 2022 12:26:46 by deleyva